Los masajes ayudan a cicatrizar y combatir patologías gástricas

Ningún equipo o aparato técnico puede dar un efecto tan sensible como la mano humana, esta es la mayor primicia de los masajes terapéuticos. Que son técnicas que ayudan a corregir las dificultades musculares, disminuyen el estrés y benefician al sistema linfático.

Al menos el 8,7% de los ciudadanos norteamericanos tomó una sesión de masajes el año anterior. En diferentes países esta práctica cada vez  forma más fuerza, por lo que también aumenta la cantidad de masajistas. Muchos profesionales previenen sobre la importancia de acudir solamente a técnicos que estén formados académicamente.

Cuando se efectúa un masaje sobre el cuerpo se provoca inmediatamente un alivio natural, ya que se trata de una técnica placentera para el cuerpo humano. Porque ¿a quién no le gusta recibir una caricia o un relax?

Pues bien, desde el instante que exista un contacto que contenga suavidad y cierto afecto. Algo bueno se está generando en el organismo.

Cierto estudio científico sometió a 53 personas a diversas sesiones de masajes con diferentes intensidades. Y esta investigación concluyó en que las personas lograron reducir hormonas como la Argina-Vasopresina que es responsable del cortisol asociado al estrés.

De la misma manera, creció moderadamente la suma de linfocitos, células importantes para el sistema inmune.

 

La formación profesional

Los masajes terapéuticos o como los profesionales suelen llamarlos “formas de terapia manual” son aquellos que se derivan de la medicina no regular. Para producir cambios a patologías o variaciones en la actividad del organismo. Esta técnica de masajes es una de las más aplicadas.

Es de alta relevancia con quien nos efectuemos este tipo masajes ya que esta persona debe tener conocimientos básicos en medicina. Ya que si no entiende bien la fisiología (funcionamiento del organismo), la anatomía del cuerpo. Y no puede inspeccionar con sus propias manos los músculos sanos. Es relativamente difícil que pueda reconocer que le sucede al paciente, haciendo que las diferentes patologías. Que se sufren no se logren tratar de la manera correcta.

Terapias

La Reeducación Postural Global y la Osteopatía son algunas de las terapias manuales más aplicadas. La primera se realiza para corregir la postura por medio de elongaciones es decir que a través de las manos se va modificando y generando cambios. La segunda es muy útil para armonizar el funcionamiento del cuerpo. Es una técnica que pretende liberar disfunciones musculares y anomalías que suceden en otras partes del cuerpo.

Una de las preocupaciones más comunes que los pacientes suelen tratar con esta técnica son las patologías. Que se relacionan a contracciones musculares y problemas en la columna, ya que el masaje terapéutico es eficaz. Sin embargo, este masaje medicinal no reduce sus beneficios a anomalías musculo-esqueléticas o nerviosas. Los profesionales coinciden en que se produce una mejoría significativa en los sistemas linfático y vascular.

Una anomalía muscular produce un trastorno vascular y cuando en el músculo existe una contractura. No deja que se efectúe una adecuada circulación de la sangre, dando como resultado la creación de desechos. Los cuales el sistema no limpia. Es ahí donde los masajes terapéuticos tienen establecen su objetivo principal, que es suavizar los músculos y mejorar el sistema venoso. Para que todo funcione de manera normal a través de terapias manuales y naturales.

Complemento

Es usual que estas técnicas manuales sean utilizadas como un completo para procedimientos médicos convencionales. Por ejemplo en tratamientos de recuperación o en patologías que posean raíces nerviosas como la gastritis.

Es probado que cualquier tensión que induzca a una torcedura que esté a nivel dorsal. Produce una anomalía en la vértebra que es donde comienza la inervación al estómago. La gastritis por lo general se produce por cierta tensión la cual sulfura al nervio. Que recorre hacia el estómago, de esta manera al trabajar en la región dorsal. Se disminuye la propensión a este malestar.

Por otro lado al aplicar este tratamiento en épocas posoperatorias de intervenciones en el abdomen. Miembros y en las caderas, se consiguen mejorías en cuanto al despeño de funciones simples como la cicatrización. En las cicatrices del tejido que se unen a la piel y el hueso hay adherencias que se necesitan liberar. Y el masaje hace que esas fijaciones y retracciones de tejidos se aumenten para ayudar a una recuperación natural.

Además de la importancia de solamente acudir a especialistas que estén debidamente capacitados es importante tener en cuenta que los masajes nunca son mágicos. Es decir, no se puede esperar un efecto inmediato. Se requiere de paciencia y espera por parte del paciente a que este tipo de técnicas produzcan cambios mecánicos donde el organismo deberá ajustarse a ellos.

Muchas veces el masaje es un complemento que ayuda aquellos mecanismos que alcanzan la cura. Por lo que si en estos casos se utiliza solamente un masaje. El paciente puede sentir satisfacción durante un tiempo, aunque si no se elimina la causa del problema el malestar volverá de una vez más.

 

Masajes belleza y salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*